El proyecto parte del estudio del área de intervención, del análisis de los límites de la parcela y de la observación de las preexistencias, como son la vegetación o el curso de agua del Serio Morto. Estos agentes, juntamente con la orientación solar, se consideran puntos focales dentro del desarrollo del proyecto, que se inclina por la voluntad de conservación de los elementos naturalísticos y del aprovechamiento de las condiciones del emplazamiento.

La volumetría del edificio parte de un hipotético cuerpo longitudinal de tres plantas paralelo a la Via Castel Manzano; un teórico volumen puro que se deforma en relación a su entorno. La planta baja, donde se sitúan las zonas comunes, rota en su extremidad este para orientarse hacia el curso de agua, mientras que las plantas superiores, donde se ubican las viviendas, mantienen su composición de cuerpo rectilíneo para aprovechar el asoleamiento y las vistas. El voladizo resultante en el extremo este, asume el papel de referencia debajo del cuál se sitúa el acceso y desde donde el edificio se proyecta hacia el margen del Serio Morto.

La “L” resultante en planta genera distintos espacios verdes que asumen diferentes usos en función de su posición, sus bordes o sus características. El espacio tangente al frente principal del edificio orientado a sur es un ámbito público de acceso y de recepción, prevalentemente pavimentado, y que permite ampliar el ancho peatonal de la calle. El espacio que bordea el curso de agua es un verde con un carácter más naturalístico, sólo interrumpido por un conjunto de caminos irregulares, y que sirve como lugar de descanso y encuentro entre residentes y visitantes. El tercer espacio libre resultante, más resguardado, alberga árboles frutales y franjas de un verde doméstico, que permite a los ancianos residentes dedicarse a la horticultura y floricultura.

La planta baja de la residencia de ancianos se articula a partir del núcleo vertical situado en la extremidad este del edificio, donde se sitúan los accesos independientes a las zonas comunes y a las viviendas. Próxima al acceso al centro se ubica la sala polivalente, un espacio diáfano que pone en relación ambos jardines, y que permite ser usada como espacio de descanso, lectura o sala de actos. Tanto los accesos rodados al aparcamiento como el acceso de servicio se sitúan en el extremo oeste, donde también se sitúa una escalera auxiliar.

Las viviendas se proyectan mediante la tipología de corredor exterior de acceso, situado en la fachada norte, y que permite optimizar la relación entre número de viviendas y núcleos de acceso. Dicho corredor exterior constituye además una extensión de las unidades habitativas hacia el exterior, resultando un espacio de relación entre vecinos, convenientemente resguardado gracias a la presencia de una celosía de madera que permite que las trepadoras tejan un tapiz verde natural.

Dado que los requerimientos programáticos exigen la previsión de viviendas para ancianos no autosuficientes que puedan necesitar la presencia de personal auxiliar, las variantes tipológicas de las viviendas se basan en la voluntad de satisfacer las diversas exigencias de diferentes tipos de usuarios. De este modo surgen 4 tipos de vivienda que cubren los siguientes requerimientos: anciano sólo autosuficiente, pareja de ancianos autosuficientes, anciano sólo no autosuficiente, y pareja de ancianos de los cuáles al menos uno no es autosuficiente.

Las tipologías de vivienda surgen a partir de la combinación de 3 “módulos-franja” que contienen las estancias necesarias cubrir las distintas necesidades. Esta superposición de módulos crea una disposición en damero de la vivienda, que permite eliminar los pasillos de circulación y agregar diagonalmente los espacios.

Proyecto: Residencia para ancianos en Castelleone, Italia

Promotor: Fondazione Opere Pie Riunite di Castelleone (ONLUS)

Ubicación: Castelleone (Cremona), Italia

Grupo de trabajo: Arianna Loi y Albert Montoya

Lema: SL1D3

Año: 2011

Superficie: 1300 m2

Presupuesto: 1.430.000 €