El proyecto Final de Carrera: Hospital en Viladecans es una propuesta para un nuevo Centro Sanitario que debe dar servicio a la ciudad y a varios municipios del Baix Llobregat, entre los cuales Sant Boi, El Prat de Llobregat, Gavà y Castelldefels, y que surge de la necesidad de la ampliación del antiguo Hospital de Sant Llorenç, con el objetivo de pasar de los actuales 8.000 m2 a un total de 37.000 m2. Varios condicionantes, como el considerable grado de ampliación respecto la superficie inicial a conservar, la situación del antiguo hospital (céntrico pero distante de vías de comunicación veloces) y la obsolescencia de los edificios preexistentes conllevan a considerar como opción más favorable la de construir el Hospital en un nuevo emplazamiento: el Parque Empresarial.

El Parque Empresarial de Viladecans es un proyecto que se sitúa en el margen Sureste de la población y que cuenta con una previsión de 500.000 m2 construidos y 10.000 puestos de trabajo generados. El área posee una óptima situación ya que se encuentra junto a la autopista C-32 y el ferrocarril de Renfe, infraestructuras que comunican Barcelona con las diferentes poblaciones del Baix Llobregat, el Garraf y la provincia de Tarragona. El Parque contiene proyectos de ámbitos diversos (industria aeroespacial, residencial, comercial, ocio, hotelero, municipal, oficinas, etc.) que deben generar un nuevo polo de crecimiento social y económico para el municipio. Estos proyectos, juntamente con el nuevo Hospital de Viladecans, deben permitir que la población dé el salto hacia la sociedad del conocimiento.

Los criterios para la génesis del edificio se basan en la voluntad de construir un cuerpo de aspecto homogéneo y de extensión horizontal horadado por patios que lo ventilan e iluminan; un edificio introvertido, que mira hacia su interior, donde surgen espacios exteriores privados; una ciudad dentro de una ciudad con sus calles y plazas y que presta especial atención por encontrar espacios confortables para los pacientes, el personal médico y las visitas. En definitiva, un complejo  que se aleja de la concepción clásica de hospital de oscuros e interminables pasillos, y donde predomina la amplitud, la variedad de espacios y la abundancia de luz natural.

Dicha concepción de hospital de crecimiento en horizontal concuerda con la actual tendencia de construcción de hospitales con esta tipología constructiva, en contraposición a anteriores standards basados en la tipología de edificio en altura con plantas idénticas alrededor de un núcleo de servicios verticales. Esta nueva postura, manifestada en varios ejemplos de arquitectura española reciente (Hospital de la Garrotxa, Hospital de Santa Caterina, Hospital Moisès Broggi, etc.) pretende integrar mayormente el edificio en el entorno, fomentar el uso de los espacios externos, introducir la luz natural en los espacios de tránsito y facilitar la circulación de los usuarios en general y de las personas con movilidad reducida en particular.

A las características comunes de esta tipología hospitalaria, en este caso se suma la voluntad de crear ambientes con carácter propio y que faciliten la orientación del usuario, en contraposición a los espacios de naturaleza anónima que predominan en ciertos equipamientos sanitarios.  Para este fin juegan un papel esencial los 5 patios diseminados en el conjunto, cada uno de ellos con dimensiones, alturas y usos distintos, más allá de la función de iluminación y ventilación. Dos de los patios (Patio del Agua y del Atrio solar) están vinculados a los dos accesos principales al Hospital y ejercen de atrios de encuentro al aire libre. El Patio del Lucernario, a nivel de Planta Primera, sirve para iluminar cenitalmente el vestíbulo y es de uso exclusivo del personal del centro. Por último, el Jardín Terapéutico y el Patio Vegetal, ambos a nivel de Planta Segunda, están destinados a acoger actividades y tratamientos para los enfermos y a convertirse en espacios de reposo y encuentro para los pacientes. El Jardín Terapéutico, dotado con pavimentos compuestos por diferentes texturas, permite la realización de actividades que estimulan el sistema nervioso e inmunitario; el Patio Vegetal contiene espacios para la horticultura, donde los pacientes de larga duración pueden desarrollar actividades para ocupar su tiempo libre.

La distribución de las áreas médicas y el desarrollo del programa del centro, redactado por el Institut Català de la Salut, responde claramente a criterios funcionales que tienen en cuenta la necesidad de proximidad entre departamentos, la diferenciación entre áreas médicas de carácter ambulatorio y de tratamiento intensivo, las comunicaciones verticales y la dualidad entre recorridos públicos y restringidos. Por lo que se refiere a los accesos, existen entradas peatonales desde las calles Bertrán y Musitu, Antonio Machado y también desde la Avenida del Siglo XXI. Los accesos rodados de urgencias y mercancías se realizan a través de las rampas situadas en la calle Antonio Machado. Si el acceso a urgencias se realiza con vehículo particular, es posible el acceso directo al aparcamiento, acceso principal del cuál se sitúa en la calle Bertran y Musitu.

En la Planta Baja y altillo se localizan espacios públicos como son el vestíbulo, la cafetería, la sala de actos religiosos y la sala de actos, y también aquellas áreas médicas de régimen ambulatorio como el hospital de día médico, rehabilitación y hemodiálisis. En la Planta Altillo y Primera se ubican las zonas administrativas como Gerencia, Dirección, Gestión, Docencia, así como el área de consultas externas, formado por 57 gabinetes de distintas especialidades. En las Plantas Segunda y Tercera se sitúan las áreas de hospitalización, formadas por 6 unidades de enfermería, 3 en cada planta, que gestionan un total de 308 habitaciones.  Las habitaciones dobles (240) se ubican en el perímetro exterior mientras que las individuales (68) se orientan a los patios.  A las plantas de hospitalización se accede a través de los tres núcleos verticales de circulación dotados de montacamas, ascensores para visitantes y escaleras.

En la Planta Sótano -1 se localizan las áreas de tratamiento intensivo: Cirugía sin ingreso, Bloque quirúrgico y Esterilización, CME y Obstetricia, Diagnóstico para la Imagen, Urgencias y Unidad de Curas Intensivas. Dicha planta cuenta con un sistema de doble circulación (restringida y pública); mientras en paciente en camilla circula por el pasillo más próximo a los núcleos verticales de circulación, proveniente de su habitación o del acceso de urgencias, el visitante discurre por el pasillo paralelo opuesto, procedente de la escalera que desciende desde el vestíbulo. Por último, en la Planta Sótano -2 se sitúan las áreas de soporte asistencial (Farmacia, Laboratorio, Archivo, Morgue) y las de soporte general (Cocina, Lavandería, Vestuarios, Almacén, Limpieza, Mantenimiento e Instalaciones).



Una de las principales premisas del proyecto era la de revisar los standards de la habitación como elemento primario del sistema, e introducir mejoras respecto la estancia convencional para así dotarla de un mayor confort y operatividad. Para ello, se decide rotar la habitación respecto la orientación convencional, concediéndole una mayor iluminación natural y proporcionando una equitativa privacidad a ambos pacientes. Además, se amplían las zonas de almacenaje y se proyecta una zona de pre-acceso a la estancia, que permite descongestionar el pasillo y establecer un espacio para la espera y la interrelación entre enfermo, médico y visitante.

Por lo que se refiere a aspectos constructivos, se ha optado por un sistema modular que permite la serialización de componentes, la agilización de la fase constructiva y posibles ampliaciones futuras. La estructura está formada por pilares y forjados de losa maciza en hormigón armado y pilares pantalla en todo el perímetro, que permiten resolver el voladizo de las plantas segunda y tercera. La fachada perimetral se resuelve mediante una doble piel a modo de brise-soleil de lamas verticales de madera.

Proyecto académico: Hospital en Viladecans (Proyecto Final de Carrera)

Universidad: Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona (ETSAB)

Tribunal: Alfons Soldevila, Fructuós Mañà, Francesc Labastida i Fernando Álvarez

Año académico: 2008/2009

Superficie: 45500 m2