La propuesta con lema NIDO para la nueva Escuela Infantil y Haurreskola de Zaldibar es una solución que pretende dar una respuesta coherente a las necesidades programáticas específicas del concurso, planteando un proyecto integrado en el entorno urbano de la población y de acuerdo con los requerimientos sugeridos acerca de la necesidad de proponer sistemas constructivos limpios y de fácil ejecución que permitan la finalización de los trabajos en los plazos previstos.

EL ENTORNO

El diseño de la Escuela Infantil y Haurreskola parte de la observación del entorno, de la orientación y de las preexistencias próximas al solar objeto de intervención. El ámbito de actuación se sitúa en la zona de las escuelas, al noreste de Zaldibar, donde tienen cabida los equipamientos deportivos y docentes del municipio. La parcela de la nueva Escuela Infantil y Haurreskola se sitúa en el extremo sur del ámbito docente, bordeando a norte con la zona escolar existente, a oeste con la calle Autonomía y tanto a sur como a este con bloques residenciales.

Como elemento preexistente cabe destacar el edificio del frontón, que limita y ofrece su acceso hacia su flanco oeste, lado contiguo a la parcela, y que mantiene una estrecha relación con el solar. Por otro lado, al sur de dicho frontón, la parcela contiene una zona libre en la que no se prevé edificación y que por su dimensión y orientación cabe considerarla como posible ubicación del principal espacio libre del equipamiento.

EL PROGRAMA

Los requerimientos funcionales del proyecto exigen la división del programa en dos elementos diferenciados: Educación Infantil y Haurreskola. Ambos edificios deben ser independientes, ya que se plantea la construcción del complejo en dos fases; además, deben disponer de accesos y patios diferenciados.

El edificio de Educación Infantil, con una superficie construida de 225 m2 debe dar servicio a niños de entre 2 y 3 años y debe estar relacionado con el resto de la zona escolar situada al norte de la parcela. Por otro lado, la Haurreskola, con una superficie construida de 355 m2, debe albergar niños de entre 0 y 2 años y situar su acceso y patio al sur del solar.

LA IMPLANTACIÓN

La disposición del programa en la parcela responde a los requerimientos funcionales de independencia entre ambos edificios. Para la implantación de la construcción se decide partir de una secuencia formada por la alternancia entre edificios y espacios libres, que mediante la orientación de las aulas de ambos cuerpos a sur, garantice la separación y autonomía de las partes. De este modo la Haurreskola consigue apropiarse del espacio libre situado al sur del frontón como patio propio, mientras que el espacio libre central resultante deriva en el patio del edificio de Educación Infantil.

La materialización del programa se realiza a partir del diseño de un único módulo base de forma trapezoidal que permite, a partir de diversas formas de agregación, extenderse por la parcela conteniendo las funciones para ambos programas, derivando los edificios de Educación Infantil y Haurreskola de la combinación de dos y tres módulos respectivamente.

La disposición minuciosa de ambos cuerpos no sólo permite la creación de dos patios de juego independientes, sino que genera además dos patios de acceso que ejercen de espacio de transición entre la calle y la escuela. Así pues, el carácter y jerarquía de los espacios libres del conjunto viene definido por la misma disposición de la edificación. Del mismo modo, el perímetro de cerramiento del complejo no sólo permite establecer los límites de los patios respecto a la calle, sino también respecto al equipamiento escolar preexistente.

Desde el punto de vista de relación con la zona escolar, se tienen en cuenta las características y acceso del frontón, y se decide ceder un ámbito de paso que permita la libre y cómoda circulación de los escolares entre el mismo frontón y el resto del complejo escolar.

FUNCIONAMIENTO

El edificio de Educación Infantil está ubicado en la parte septentrional del solar y su acceso se realiza desde el interior del complejo escolar existente, a través del ingreso situado en el cerramiento norte del perímetro del solar. Dicha abertura conduce al porche de ingreso al edificio y a un patio de entrada, que permite el encuentro entre niños, padres y educadores.

El vestíbulo del edificio se sitúa en uno de los dos módulos trapezoidales que forman el cuerpo de Educación Infantil, donde también tienen cabida el parking de carritos, la sala de profesores, el baño, el almacén y el cuarto de instalaciones. Un corredor acristalado conduce a los usuarios hacia el segundo módulo, ocupado enteramente por dos aulas para niños de 2-3 años y el almacén accesible desde el patio. Si bien el primer módulo se proyecta al patio de entrada a norte, el módulo de las aulas se orienta a sur, donde se sitúa el patio de juego.

La Haurreskola se emplaza en la zona meridional de la parcela, donde también se sitúa su acceso, independiente del resto del ámbito escolar. El edificio lo conforman tres módulos trapezoidales enlazados. El primero de ellos queda vinculado al patio de acceso, al cuál ofrece una zona porticada, mientras que los otros dos módulos se orientan al patio de juego.

El primero de los módulos contiene el vestíbulo, el parking de carritos, el despacho de administración, los vestuarios, el almacén y la sala multifuncional. El diseño de esta última se plantea como espacio de filtro entre el vestíbulo y las aulas. Los dos módulos restantes son idénticos y comprenden cuatro aulas para niños de entre 0 y 2 años, a las cuáles se accede a través de un corredor posterior que contiene aberturas para dos campos visivos distintos, el de los adultos y el de los niños.

AULA

Los criterios para el diseño de las aulas se basan en la voluntad de proporcionar un uso satisfactorio tanto para los niños como para los educadores. El espacio del aula es un espacio amplio y flexible que cuenta con espacio para el almacenaje, una zona con previsión de mesas abatibles para la realización de actividades y una fachada a sur acristalada que se abre al patio de juego.

Las funciones auxiliares del aula se encuentran en el denominado módulo de servicios, una caja revestida en paneles fenólicos de color verde que engloba las salas que dan servicio a las aulas: el baño, la sala de preparación de alimentos y la sala de descanso. La disposición de dicho módulo y la situación de los elementos de mobiliario que lo conforman favorecen la necesaria visión continua del aula y los niños por parte del educador.

El tránsito de las aulas respecto a los patios se realiza a través de un porche, que resulta un espacio exterior cubierto a modo de espacio intersticial entre interior y exterior. El cerramiento del porche se realiza mediante brise-soleil correderos, que permiten tamizar la radiación solar.

PROCESO CONSTRUCTIVO Y MATERIALES

El sistema constructivo empleado en la propuesta tiene por objetivo el de plantear un sistema limpio y de fácil y rápida ejecución con el fin de adaptarse a los plazos previstos. La totalidad del conjunto edificado se organiza en base a 5 módulos trapezoidales de dimensiones iguales y que difieren únicamente en la disposición de la cumbrera de la cubierta.

Cada uno de los módulos se materializa a partir de perfiles de acero normalizados realizados en taller. La fachada está planteada para ser construida en seco, a partir de una fachada ligera y ventilada acabada con paneles de aluminio. La cubierta se resuelve mediante perfiles metálicos y revestimiento en aluminio. Por lo que se refiere a los brise-soleils y al cerramiento perimetral, se opta por lamas de sección romboidal de aluminio del mismo aspecto que el de la fachada y cubierta.

En cuanto a los materiales utilizados en los espacios exteriores, se opta por un pavimento de hormigón tanto en los patios de acceso como en los patios de juego en su tramo más próximo a las aulas. En estos últimos se proyecta además una zona de pavimento de arena y otra de caucho, donde se sitúan juegos fijos de madera para los niños.

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y SOSTENIBILIDAD

El diseño del proyecto incorpora criterios de ahorro, eficiencia y sostenibilidad con la intención obtener un edificio de un bajo coste medioambiental y que aproveche las condiciones climáticas del emplazamiento con el objetivo de disminuir su consumo energético.

El uso de un sistema estructural modular y de cerramientos en seco permite una mayor producción de elementos conformados en taller, hecho que garantiza una mejor previsión de las fases de ejecución, una mayor agilidad en la construcción y una disminución de los residuos creados. El sistema de cerramiento, formado por una fachada ventilada, ofrece unas óptimas condiciones de aislamiento térmico y acústico, además de un fácil mantenimiento.

En las fachadas sur de los edificios de proyectan brise-soleils móviles, que posibilitan la protección de la radiación solar en verano y la captación y aprovechamiento de la misma en invierno. Por otro lado, el complejo incorpora sistema de calefacción mediante suelo radiante, que garantiza el confort y el bienestar de los niños en contacto con el suelo y proporciona una repartición más equilibrada la temperatura en la totalidad del aula.

Proyecto: Escuela Infantil y Haurreskola en Zaldibar, Vizcaya

Promotor: Ayuntamiento de Zaldibar

Ubicación: Zaldibar, Vizcaya

Grupo de trabajo: Arianna Loi y Albert Montoya

Lema: NIDO

Año: 2012

Superficie: 580 m2

Presupuesto: 915.000 €