El programa del concurso, formado por un Centro de Día y Viviendas para ancianos, se organiza aprovechando las condiciones del solar, garantizando una fácil accesibilidad a los espacios tanto para los usuarios como para el personal del centro y optimizando los recursos materiales y económicos disponibles. El esquema funcional propuesto tiene por objetivo sacar el máximo partido de unas condiciones espaciales y volumétricas prefijadas dentro las cuáles se proyecta un equipamiento con requerimientos duales.

El Centro de Día se sitúa en las plantas baja y sótano del bloque meridional, comunicado verticalmente (garantizando así la unicidad del centro) y abocándose a un espacio ajardinado privado. Este esquema funcional permite el ahorro de doblar núcleos verticales, accesos, pasos subterráneos, y representa también una optimización de recursos energéticos, la reducción de pasos de instalaciones y un más sencillo mantenimiento del centro.

El espacio libre generado en la planta baja del bloque norte sirve para situar viviendas, y por el hecho de orientarse éstas al jardín del Centro de Día, gozan de las mismas condiciones de privacidad que las viviendas de las plantas tipo. Esto supone el aumento del número de viviendas de las 36 situadas en las plantas tipo de los bloques hasta el número total de 40 viviendas.

La creación de un espacio libre ajardinado para los usuarios del Centro de Día en un nivel inferior permite en primer lugar dotarlo de un jardín acotado y exclusivo para el centro, y además, liberar el espacio entre los dos bloques a nivel de planta baja, que se convierte en un espacio libre para el ciudadano. Este espacio libre generado entre los dos bloques dota al proyecto de capacidad para relacionarse con el entorno urbano y posibilita un objetivo doble: por un lado, favorecer las conexiones entre espacios libres existentes y futuros, y por otro, contribuir con la estrategia de urbanizar los espacios degradados para evitar la congestión urbana y promuevan la regeneración urbanística del barrio.

El Centro de Día dispone en planta baja tanto la sala de rehabilitación como espacios administrativos y de personal, vinculados al acceso. En la planta sótano, y abriéndose hacia el jardín privado, se sitúan las dos salas polivalentes y el comedor, además de los servicios situados en el extremo este. Además, en esta planta se sitúa el aparcamiento con acceso independiente desde la calle.

Por lo que se refiere a los accesos a las viviendas para ancianos, se sitúan en los pasajes transversales que atraviesan ambos edificios. Las viviendas se sitúan tanto en la planta baja del bloque norte como en las plantas tipos de ambos bloques. A todas ellas se accede a través de un corredor exterior que se convierte en lugar de relación entre los vecinos.

Las viviendas, totalmente adaptadas y bajo los parámetros de habitabilidad vigentes, cuentan con una sala de estar-comedor-cocina que forman un único espacio que cuenta con ventilación cruzada, un dormitorio doble y un baño. En los accesos y vinculados a las cocinas tienen cabida unos patios abiertos y delimitados por una celosía metálica que proporciona privacidad y posibilita un espacio para el secado de la ropa.

Proyecto: Centro de Día y Viviendas para ancianos

Promotor: Consorci Riba (Rehabilitació Integral de Barris), Ajuntament de Palma de Mallorca

Ubicación: Camp Redó, Palma de Mallorca

Lema: Dual

Año: 2011

Superficie: 2900 m2

Presupuesto: 2.550.000 €